UNA CIUDAD CON MENOS PLÁSTICO ES UNA CIUDAD MÁS SALUDABLE

Cada vez es más evidente el desastroso impacto del plástico en el planeta.
Mucha gente, considera que hace suficiente con depositar latas y envases en el contenedor amarillo y dice orgullosa “yo reciclo”.
Aunque en sentido estricto esto no es reciclar, separar los residuos en orgánicos (contenedor marrón), papel y cartón (contenedor azul), envases (contenedor amarillo) y resto (contenedor gris), es importante. Pero no deja de ser el final de una larga cadena de acciones que a nivel personal podemos realizar. Y, desde luego, no es la más importante.

REDUCIR   ⇒  REUTILIZAR ⇒  RECICLAR

Es evidente que para disminuir los residuos plásticos en el planeta debemos empezar por REDUCIR su utilización.
Los plásticos se utilizan habitualmente en la industria, en la construcción, en la agricultura, etc. Pero los particulares poco podemos hacer para disminuir su uso.
Sin embargo, nuestras posibilidades de actuación son mayores en relación con los envoltorios y bolsas de plástico de un solo uso, muy utilizados en nuestra sociedad, a pesar de lo dañinos que son. Mientras que su utilización es de apenas unos 12 minutos de media, el tiempo que tarda en degradarse de forma natural asciende a entre 150 y 1.000 años.
Hoy queremos compartir algunos trucos que podemos utilizar para reducir el uso de envoltorios y bolsas de plástico en la alimentación.

EVITAR COMPRAR ALIMENTOS FRESCOS ENVUELTOS EN PLÁSTICO.
A menudo, los alimentos frescos, como frutas, verduras, carnes, pescados, quesos, fiambres, embutidos, etc., llegan al supermercado retractilados. Evítalos. Se trata de un exceso de plástico absolutamente innecesario.
Como alternativa, podemos comprar los llamados “alimentos desnudos”
Busca un homólogo a granel de lo que antes comprabas envuelto en plástico. Podemos comprar productos frescos “desnudos” en mercados, comercios locales, o, incluso, en la zona dedicada a ello en grandes superficies.
Pero ¿Cómo transportar los alimentos comprados sin usar plástico?
Las carnes, pescados, quesos, fiambres, embutidos, etc., podemos pedirlas envueltas en papel, como toda la vida. También podemos llevar nuestras propias tarteras, fiambreras o tuppers.
Para las frutas o verduras podemos utilizar bolsas de red o maya reutilizables. Son muy practicas porque puedes utilizarlas para enjuagar la fruta o verdura y para guardarlas en la nevera. También pueden lavarse a mano o a máquina y duran muchísimo. Pueden comprarse fácilmente por internet en lotes de 10 o 12.
Pero si eres una persona reacia a utilizar el ordenador para hacer compras, en València puedes encontrarlas en los supermercados ECORGANIC (Gran Vía Marqués del Turia, 42. Gran Vía Ramón y Cajal, 27. Avenida Blasco Ibáñez, 66). Las venden en paquetes de tres y valen 5,95 €

REDUCIR LA COMPRAR ALIMENTOS ENVASADOS EN PLÁSTICO.
Los productos como legumbres, cereales, pasta, arroz, frutos secos…, se pueden comprar a granel. En València hay varias tiendas especializadas. Aquí os dejamos los nombres y direcciones de las más conocidas.
Flipo en Verde. Carrer de Misser Mascó, 6.
Terreta Neta. Carrer del Reverend Rafael Tramoyeres, 10.
Granel Valencia. Calle Albacete, 13.
La comanda a granel. Calle de Juan Giner, 13.
Al grano. Carrer de Just Vilar, 7.
Biosofía. Carrer de Cuba, 45.
Pepita y Grano. Carrer de Sueca, 60.
Som Alimentació. Carrer de Maximilià Thous, 26.
Frutos secos Oliguer. Av. Valladolid, 28.
Ecorganic. Gran Vía Marqués del Turia, 42. Gran Vía Ramón y Cajal, 27. Avenida Blasco Ibáñez, 66.
En este caso, utilizaremos bolsas de papel o bolsas de tela que podemos hacer nosotras mismas o comprar en las mismas tiendas y reutilizar en las próximas ocasiones. También podemos llevar nuestros propios envases de cristal u otros materiales. No solamente no te ponen problema alguno, sino que, además, en algunas de estas tiendas, te hacen descuento si lo haces. Por ejemplo, en Pepita y grano te hacen un 5 por 100 de descuento si llevas tus bolsas o envases.
Los productos como el gazpacho, los zumos, etc. Puedes intentar hacerlos tu misma.
Las botellas de agua reutilizables están a la orden del día: son baratas, evitan residuos plásticos y las hay de mil formas, tamaños y modelos. Hay ciudades, como San Francisco, que han prohibido la venta de agua embotellada.
Vemos más difícil la solución para la leche. No es habitual verla embotellada en cristal.
En las heladerías la mejor opción es elegir un cucurucho en vez de un vasito con una cuchara de plástico. Parece un gesto que no mejorará el medio ambiente, pero cualquier pequeño acto es importante en la lucha contra el uso abusivo de plásticos.
Aunque no se trata de alimentación, si queremos destacar que también se pueden adquirir productos de limpieza a granel.
4Eco. Calle de Quart, 121.
Ecorganic. Gran Vía Marqués del Turia, 42. Gran Vía Ramón y Cajal, 27. Avenida Blasco Ibáñez, 66.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: